Soñé que la mataba

Ayer soñé que la mataba. Fue un sueño doloroso, pues la quiero, pero ya no podía soportarlo más, sus celos y falsas apariencias cuando no estamos solos. No me gusta ese aspecto suyo, y tenía que hacer algo al respecto.

Fue de madrugada, mientras dormía, tan placidamente como siempre, ajena a todo, sin cargas en su conciencia, mientras yo, insomne de tanto pensar, no dejo de darle vueltas al hecho de que por mucho que quiera no puedo dejarla, ¿Qué dirían nuestros padres?, solo me quedaba una opción.

La miré una última vez, en todos estos años que habíamos pasado juntos nunca había dejado de ser hermosa, delicada como una flor, pero llena de veneno.

Cogí mi almohada y se la puse sobre la cara, no quería ver su cara cuando se despertara. Se despertó al instante y empezó a gritar, unos gritos ahogados, braceaba y pataleaba con fuerza, ante lo que apreté la almohada más fuerte, no derramé ni una sola lágrima por ella, ya no tenía motivos para hacerlo.

Su agonía duró apenas dos minutos. Poco a poco fue apagando, hasta finalmente quedarse inmóvil bajo la almohada. Su cuerpo solo era un bulto bajo la sabana dispuesto hacia un rincón de la cama. Reinaba una calma total en la habitación.

Por fin pude descansar como hacía tiempo que no hacía, fue un sueño placido y reconfortante. Soñé que la mataba, y solo tenía una duda, ¿había sido real?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s